Seleccionar página
¿Te ha gustado? ¿Lo compartes?

Los Equipos de Alto Rendimiento en ventas, consiguen sus objetivos de forma más rápida y eficaz que el resto. Para que un grupo de profesionales bien preparados tenga éxito, es necesario diseñar un plan estratégico comprensible, realizable y también ambicioso. Los Equipos de Venta de alta competencia necesitan retos interesantes para seguir motivados.

Son vendedores que trabajan muy bien en equipo y tienen una meta común: conseguir los objetivos empresariales planificados.

 

Vendedores que forman Equipos de Alto Rendimiento.

 

En los Equipos de vendedores de Alto Rendimiento, cada profesional debe tener un rol específico y bien definido. Es importante que sepa colaborar con el resto de compañeros, trabajando para conseguir su objetivo individual y también como colectivo. La colaboración juega un papel fundamental en estos equipos. Un grupo verdaderamente fuerte no tiene ningún reparo en trabajar por un objetivo global.

Durante mis años de trabajo en publicidad y medios, tuve la suerte de formar parte de Equipos de Venta de Alto Rendimiento. Los resultados eran increíbles. Las reuniones no versaban sobre resultados individuales, sino de todo el colectivo. Uno de los mayores aciertos que tuvimos, fue llegar a eliminar los resultados individuales; de forma oficial, y convertirlos en resultados como colectivo.

Este cambio, que tenía sus detractores, suposo un punto de inflexión en el departamento de ventas. Fue el comienzo de la época de mayores logros en ventas que he vivido nunca en una multinacional. Y todo esto derivó también en una mejora en la fidelización de clientes.

 

Equipos de Venta diferentes y realmente preparados.

 

Cualquier vendedor no tiene cabida en este tipo de equipos. Para que todo funcione como un engranaje perfecto, es imprescindible que el equipo de vendedores esté realmente motivado. Aquí no hay espacio para grandes individualidades. Lo que necesitamos es hacer fácil lo difícil y aprender a simplificar las cosas. Es necesario comprender que quien manda es el cliente y que los jefes deben convertirse en líderes. Los líderes están al servicio del equipo, nunca al revés.

Esto que acabo de escribir es muy fácil de decir, pero no tan sencillo de ejecutar. Un Equipo de Ventas competitivo tiene una profunda comprensión del cliente. Llegar a comprender a cada uno de los clientes, significa definir muy bien los distintos «buyer persona» que existen. Si, sé lo que estoy diciendo, no hay una única definición de cliente. Debemos comenza a asumir que existen distintos tipos de cliente. Conocerlos a todos ellos nos hará mejores profesionales. Nos ayudará a mejorar nuestros resultados.

 

Liderazgo y autonomía en los Equipos de Venta.

 

Cuando trabajamos con equipos de alto desempeño, lo hacemos con profesionales que poseen un alto grado de autonomía, aunque esto no significa que la figura del líder tenga que desaparecer. La persona encargada de liderar al grupo, debe ejercer un papel más facilitador que controlador. Nunca podemos olvidar que estamos tratando con profesionales muy preparados, con un alto grado de autonomía y compromiso.

El tipo de liderazgo que mejor encaja; dentro de un Equipo de Ventas muy competente, es el de una persona participativa y motivadora. Si seleccionamos a un equipo preparado y autónomo, no podemos tratarlo de forma paternalista y controladora. Si lo hacemos así, es decir, que colocamos a un jefe para controlar al equipo, será un gran fracaso como proyecto. Y si un proyecto de este tipo fracasa, también fracasarán las ventas y el logro de los objetivos individuales y como colectivo.

Un buen líder mantendrá el compromiso y la determinación de todo el equipo, porque seguro que deberán enfrentarse a situaciones adversas y complejas. Si saben que tienen a un referente para solucionar esos problemas que vayan surgiendo, la motivación será extra. Garantizar la autonomía del equipo permitirá que siga aflorando el talento y los buenos resultados.

 

¿Qué esperan los clientes de un equipo de vendedores?

 

Lo peor que le puede suceder a una empresa es que sus clientes no la recuerden, es decir, que se muestren indiferentes ante ella. En muchas ocasiones pensamos que las estrategias de fidelización de clientes deben ser complejas, y esto puede provocar que olvidemos los pequeños detalles. Aquellos que nos hacen realmente diferentes como marca y que más valoran los clientes.

Dejar de prestar atención a los pequeños detalles, nos puede llevar a definir estrategias de fidelización demasiado sofisticadas y poco realistas. Lo que quieren realmente los clientes es una buena atención, ser escuchados, comprendidos y respetados.

Los cambios a los que debemos enfrentarnos en la era de la hiperconexión, son un verdadero reto, incluso para aquellas empresas mejor preparadas y que cuentan con profesionales expertos. Un Equipo de Ventas motivado, conformado por profesionales que tengan muy claro qué se espera de ellos, que gocen de suficiente autonomía y un gran conocimiento de sus clientes, jugarán con ventaja.

 

Liderando Equipos de vendedores de Alto Rendimiento.

 

Para construir y mantener un equipo de vendedores de alto nivel, se necesitan distintos factores y habilidades. La relación de estos profesionales con el líder del departamento debe basarse en la confianza y el respeto mútuos. Un líder debe tener habilidades concretas que garanticen ese liderazgo. Sin fisuras. Sin dudas.

En una era en la que la innovación es una necesidad, la inteligencia emocional puede ser una de las grandes diferencias y un motivo para atraer a los mejores profesionales del sector. Las personas encargadas de liderar el cambio, están acostumbradas a caminar entre la complejidad y la incertidumbre. Este tipo de profesionales deben ser los encargados de liderar a un Equipo de Alto Rendimiento.

Si queremos construir Equipos de Venta sólidos, capaces de crecer como grupo y mejorar constantemente, es necesario contar con líderes que se muevan bien en entornos sociales complejos y multidisciplinares. Su misión no es otra que inspirar a todo el grupo de vendedores para que cada vez sean mejores. Conseguir el esfuerzo diario de los Equipos de Alto Rendimiento, no es una tarea sencilla y tiene que estar en manos de personas que sepan canalizar los malos momentos; porque esos malos momentos llegarán; en forma de emociones negativas, como el estrés o una presión alta.

 

¿Necesitas formar a un buen Equipo?

 

Si quieres tener Equipos de Venta bien preparados, Equipos de Alto Rendimiento, no puedes dejarlos en manos de jefes acostumbrados a controlar y que no sepan liderar.

Necesitas soluciones. El objetivo es conseguir que los vendedores desarrollen su proceso de aprendizaje de forma natural. El aprendizaje real se produce cuando un profesional ha creado un hábito, y este hábito también ayuda al resto del equipo a crecer.

Si estás decidido a transformar a tu Equipo de Ventas; en un Equipo de Alto Rendimiento, preparado para afrontar todo tipo de retos, podemos comentar los detalles a través de una vídeo llamada, sin compromiso, en el horario que mejor de adapte a tus necesidades.

Formulario de Contacto

Consentimiento

¿Te ha gustado? ¿Lo compartes?