Seleccionar página
¿Te ha gustado? ¿Lo compartes?
Vivimos en un mundo trepidante, cargado de prisas y estrés. Sólo tienes que pararte en un banco de cualquier ciudad y observar. Siempre vamos corriendo de un lado a otro, esto nos impide fijarnos en los detalles. También somos insaciables, siempre queremos más. ¡Menudo cóctel!

Esta actitud se suele trasladar a muchas empresas; por eso en lugar de Fidelizar Clientes y disfrutar de momentos agradables con ellos, parece que trabajamos sólo para atraer a los nuevos de forma compulsiva. Sí, has leído bien, he dicho momentos agradables. Los clientes también son personas, ¿recuerdas?

Dedicarte sólo a conseguir nuevos clientes es muy estresante y también muy caro. Es gratificante conseguir nuevas ventas y también muy motivador pero si no logras fidelizar, tu negocio estará siempre pendiente de un hilo. Cualquier movimiento o freno en el mercado podrá resultar fatal. Cuando consigas que te compren los clientes deben quedarse, o pasarán a ser sólo ventas.

 

Fidelizar Clientes con confianza y respeto.

 

La confianza y el respeto ayudan a que los Clientes se queden; mejorando los resultados empresariales. Para llegar a desarrollar estrategias más complejas debemos atender primero a cuestiones más sencillas, pero no por ser más sencillas son menos importantes. Antes de continuar quisiera poneros un ejemplo real:

Durante 11 años tuve un vídeo club en Barcelona, es una época que recuerdo con mucha alegría. La pasión por el cine y el auge de los cajeros de alquiler 24 horas, me llevaron a emprender esta aventura. Era bastante joven e inexperto entonces, tenía alrededor de 25 años. Entonces era cliente de un vídeoclub con cajero automático y me pareció una gran idea de negocio, así que decidí buscar en las páginas amarillas a ver quién vendía esos cajeros. Cuando fui a informarme de qué costaba una máquina de alquiler, me quedé un poco helado.

Después de dar un largo paseo, para pensar y asimilar toda esa información; descubrí que tenía unas cuantas alternativas. No desanimarme me ayudó a encontrar la mejor forma de conseguirlo. Unos cuantos meses más tarde inaugurábamos la nueva tienda; después de arduas conversaciones con algún que otro banco, claro. Ese día tenía más ilusión que miedo.

Conseguir clientes es un gran trabajo.

 

Cuando comienzas un proyecto, una de las principales preocupaciones es conseguir ingresos, de lo contrario, no durará demasiado. No basta con ofrecer un buen producto o servicio, debes llegar mucho más lejos. La continuidad de tus clientes tiene que ser un “must”. Fidelizar Clientes debe estar muy presente en tus metas, a la vez que vas consiguiendo nuevos.

Para entender que necesitan tus compradores debes ponerte en su lugar y preguntar mucho, nunca supongas que sabes lo que quieren. No te debería resultar difícil ponerte en su lugar, no olvides que tú también eres “uno de ellos”.

En un primer momento, estaría bien que te plantees preguntas tipo:

  • ¿Soy bueno en lo que hago?
  • ¿Lo que ofrezco es realmente diferente o del montón?
  • ¿Qué ofrecer y cómo puedo ofrecerlo para que decidan comprarme a mí?
  • ¿Mi negocio, en general, es competitivo?
  • ¿Los productos o servicios que tenemos, tienen valor real para los futuros clientes?
  • ¿Qué soy capaz de aportar a este sector?
  • ¿He venido para cambiar las cosas o para hacerlo igual que el resto?

Una vez has comenzado a responder a estas cuestiones, deberías planificar de qué forma conseguirás ventas para tu negocio o empresa, y por qué repetirán, evidentemente. Cómo Fidelizar Clientes, será una de las preguntas que no podrá quedar sin respuesta.

Acertar en las compras y el gusto de los Clientes.

 

En el negocio del alquiler de películas existían dos cuestiones importantes, a las que debíamos prestar mucha atención:

  1. Los socios no debían tardar más de una semana en poder alquilar su estreno favorito.
  2. Una vez alquilada la película, que la pudieran visionar sin problema.

Respecto al primer punto, la dificultad estaba en la concentración de la demanda en un corto espacio de tiempo. Entonces, en el negocio del alquiler de películas trabajábamos con copias físicas y éstas tenían un precio de compra elevado. Acertar todos los meses en la compra de nuevos títulos, marcaba la diferencia entre obtener un beneficio o “pinchar” ese mes y también ayudaba a Fidelizar Clientes, por supuesto.

Adecuar el presupuesto al número exacto de copias, en función del estreno, los gustos y el número de socios; adelantándonos a la futura demanda, era crucial para no «pillarse los dedos».

Como sucede en todos los negocios del mundo, conocer muy bien lo que tienes entre manos aumentará las posibilidades de éxito. Entender las preferencias de los clientes y asistir a las salas de cine de forma habitual, eran cuestiones más que fundamentales.

 

Formas de Fidelizar Clientes.

 

Pasemos al segundo punto: poder ver la película sin problemas. No poder visionar una película una vez conseguida resultaba muy desagradable para un cliente, y más si había estado varios días esperando que estuviera disponible. Una mala experiencia que te explicaba en persona.

Cuando una persona entraba en el local con cara de estar molesta por esta circunstancia, le dejábamos hablar hasta terminar, sin interrupciones. Los clientes pensaban que nosotros dudaríamos de su palabra, se notaba en el tono de su voz. Suponíamos que muchos de nuestros competidores ya habrían dudado de ellos alguna vez.

Una vez terminada su exposición, le preguntábamos si llevaba consigo su tarjeta de socio y automáticamente le devolvíamos el dinero. Obsequiándole además con un alquier gratis, por las molestias.

Esta acción “descolocaba” completamente a nuestro cliente, convirtiendo un problema en una oportunidad. Era una forma muy sencilla y efectiva de Fidelizar Clientes. Esta persona se sentía escuchada y respetada, se notaba en el tono voz y también en su mirada, ahora mucho más relajada. En la mayoría de ocasiones cargaba su tarjeta con más saldo. Con esto conseguíamos fidelizarla. Teniendo saldo en su tarjeta, antes volvería a visitarnos a nosotros que a uno de nuestros competidores. Esto nos situaba por delante de nuestra competencia cuando pensaba en su próximo alquiler.

¿En qué se basaba esta “estrategia” para Fidelizar Clientes? En respetarlos a todos.

 

es importante tener clientes fieles

 

Un Cliente fiel, vuelve.

 

Muchas veces perdemos de vista las cosas más sencillas y son aquellas que pueden marcar la diferencia. Es habitual que cuando se definen estrategias para Fidelizar Clientes, se piensen o definan aquellas más complejas o rebuscadas y las cosas son a veces mucho más fáciles de lo que parecen. Las complicamos nosotros. Si queremos atender bien a nuestros clientes debemos comenzar por el principio. Si queremos llegar a diseñar estrategias más complejas, primero debemos realizar una buena atención.

Cuando una persona se siente atendida y respetada, tienes más posibilidades de que vuelva. Es probable que estés preparado para fidelizarla como Cliente.

 

Estrategias para Fidelizar Clientes.

 

Estrategias para Fidelizar Clientes hay muchas, la mayoría son parecidas, así que si quieres evocar una imagen distinta te toca pensar cómo adaptarlas a tu empresa o negocio.

Cuando hablamos de estrategias de retención, de inicio se nos ocurren descuentos o clubes de fidelización. Mucho cuidado con los descuentos, porque éstos se acaban mezclando con las promociones, y las promociones no pueden durar todo el año puesto que perderían su eficacia.

Intentar fidelizar rebajando precios se ha utilizado siempre. En este caso concreto lo importante es no caer en una contradicción. Si basas gran parte de tu oferta en el precio puede resultar muy difícil o muy caro conseguir este objetivo de fidelización. Es tan sencillo como que tu competencia rebaje sus precios un poco más y listo.

 

Programas de Fidelización de Clientes.

 

La personalización y adaptación de cualquier estrategia para conseguir clientes fieles, es algo sumamente importante y la deberás definir muy bien. No descubro nada nuevo. El éxito de cualquier estrategia de fidelización reside en conocer bien a tus clientes, saber qué les motiva y qué percepción tienen de tu Marca. Tener e interpretar correctamente esta información es la mejor forma de acertar en la estrategia.

Los programas de fidelización no son únicamente descuentos, a continuación comparto una pequeña lista para entender que hay diferentes tipologías, fundamentadas en diferentes puntos:

  • Promociones y Precios: Si quieres fidelizar jugando con los precios debes hacerlo muy bien, porque si no aciertas no conseguirás Fidelizar Clientes y tu esfuerzo habrá sido para nada. Lo peor de todo es que se resentirá tu cuenta de resultados.
  • Venta Cruzada: Las empresas de nueva creación, aquellas que se fundamentan en rodearse de talento dentro y fuera de la misma, tienen una ventaja competitiva frente aquellas más grandes y conceptualmente más difíciles de cambiar o adaptarse. Si es tu caso, aprovéchalo porque puedes aumentar tu valor de Marca y Fidelizar Clientes siendo más competitivo en producto o servicio.
  • Servicio o Producto: Diferenciarse en Producto o Servicio está muy unido al talento humano, el conocimiento del mercado y a saber interpretar las necesidades que faltan por cubrir. Un equipo multidisciplinar y bien integrado puede crear mejores productos y servicios. Algo sumamente importante si tu objetivo es Fidelizar Clientes gracias a tu oferta.
  • Construcción de Relaciones Sociales: Muchos negocios y empresas han construído relaciones a lo largo del tiempo, ahora también tienes las Redes Sociales para conseguirlo. Aprovechar estos medios para estar en contacto con tu público objetivo, puede servir para Fidelizar Clientes y contactar con Leads Cualificados.

 

Una buena Estrategia no debe ser compleja.

 

Finalmente y como resumen, destacaré que existen muchas estrategias para Fidelizar Clientes, algunas son más sofisticadas que otras. Antes de pensar en aquellas más complejas, es importante pensar que «menos es más en fidelización» y comenzar por el principio. Respeta a todas y cada una de las personas que compran vuestros productos o servicios y hazlo por convicción. Un comprador satisfecho, volverá para convertirse en Cliente.

¿Te ha gustado? ¿Lo compartes?