No hay desarrollo empresarial exitoso sin personas. Creo que a estas alturas ya nadie puede dudar de esto. De todas formas, antes de profundizar más en esta materia, vayamos por partes: ¿qué es el desarrollo empresarial y cómo funciona?

Para conseguir un desarrollo empresarial, es necesario poner en práctica actividades que ayudarán a mejorar los resultados, incluyendo también el crecimiento las personas. Y esto no debemos confundirlo con crecimiento económico. El desarrollo empresarial no es algo que vaya ligado obligatoriamente a la obtención de más ingresos. Es cierto que una mejora en la parte económica, suele ser una consecuencia de haber implementado un buen desarrollo como empresa. Pero facturar más no implica un desarrollo profundo de las personas y de la marca.

También quiero destacar algo importante: no he mencionado las ideas, he hablado de poner en práctica, porque las ideas son el paso previo a la acción. Solamente con ideas no se consiguen objetivos y tampoco metas. Hablar únicamente de ideas nos puede llevar a la tan conocida y terrible: “parálisis por análisis”. Y no queremos eso. ¿Verdad que no? Queremos llevar a cabo un ‘business development’ real, no hipotético o ficticio.

 

Un ‘business development’ exitoso precisa de mucha experiencia.

 

Cuando hablamos del desarrollo de una empresa, estamos hablando también de desarrollo humano. Las personas deben ocupar un papel protagonista en esta historia, de no ser así, esta evolución no será posible. Si olvidamos a las personas y dejamos de contar con ellas, estaremos desarrollando algo mucho menor. Menos trascendente. Menos profundo. En conclusión: no habrá transformación y tampoco evolución.

Si queremos promover la productividad de las personas, es necesario entrar a valorar la capacitación humana. Para ello, es muy importante tener una definición muy clara de cual es nuestra cultura empresarial. La cultura empresarial es un enlace entre los distintos departamentos de la organización. Y también es una proyección hacia el exterior. La cultura de empresa engloba cuestiones tan importantes como: los valores de la marca, las metas, la visión o el propósito.

Y si hablamos de business development no podemos dejar de lado la innovación. Todo desarrollo profundo suele ser una innovación en sí misma. Debemos tener en cuenta que innovar no es únicamente crear un nuevo producto o servicio que cambiará el mundo. Innovar también es hacer aquellas cosas que venimos haciendo desde hace años, pero de forma distinta. De una manera más eficiente y competitiva.

Aquí es donde la experiencia toma mayor relevancia. Pensar que la innovación es algo exclusivo de los más jóvenes es un craso error. Dejar de lado la experiencia puede matar la innovación. No se trata de ser ocurrentes, sino de lograr ser lo más efectivos posible. La experiencia nos ayuda a ganar efectividad. También a la hora de innovar.

 

¿Qué es lo más importante en el Desarrollo de Negocios o Empresas?

 

La continuidad de una empresa se asienta en tres pilares fundamentales:

  1. Ventas
  2. Producción
  3. Administración

Una marca que no tenga capacidad de vender podrá aguantar unos pocos meses en el mercado. Puede que dos o tres, no mucho más tiempo. Una empresa que no tenga bien resuelta su producción aguantará poco más de seis meses, con suerte algo más. Una organización que lleve una mala administración podría sobrevivir hasta cinco años, por poner un ejemplo, pero al final también desaparecerá.

Esto me recuerda las conversaciones que mantengo, de vez en cuando, con un economista que conozco desde hace más de 15 años. Este profesional de los números, tiene una frase que define perfectamente a estos departamentos de los que depende el buen funcionamiento y futuro de cualquier negocio. Los define como: “el precario equilibrio de un taburete de tres patas”

Y este equilibrio, puede llegar a ser precario, porque si uno de esos departamentos o fundamentos falla, los otros dos se verán altamente afectados. Tan afectados que ese taburete acabará cediendo. Perderá por completo su estabilidad. De ahí la importancia de que esos tres departamentos estén muy alineados.

 

Business Development a 5 años vista.

 

Es evidente que no tengo una varita mágica para saber qué sucederá en los próximos cinco años. ¿Tú sí la tienes? Supongo que no, pero si alguien te dice que lo sabe, huye, sin dudar un segundo, y sin mirar atrás.

Por lo que respecta las personas, a su evolución y a su desarrollo y, por ende, también a la evolución y el desarrollo de la empresa, hay que actuar ya. Y hay que actuar rápido. Estamos en un momento de cambios profundos. Estos cambios no nos pueden pillar a contrapié. Si nos pillan desprevenidos lo tendremos muy mal para reconducir la situación. El desarrollo de las personas que conforman las empresas ya no es necesario, es inevitable.

Lo que sí te puedo decir; más allá de lo que sucederá con exactitud durante los próximos cinco años, es que seguro que no valdrá dormirse. En este momento la velocidad de reacción es tan importante como la reacción en sí misma. Antes nos podíamos permitir el lujo de dudar, de pensar más las cosas. Hoy en día, es importante que las empresas tengan en sus plantillas personas que sepan tomar decisiones rápidas. Personas valientes, que no tengan miedo a los cambios, y mucho menos a tomar decisones.

 

Ventas debe aportar estabilidad.

 

La estabilidad que debe aportar ventas, como motor de la marca, debe estar arropada por la producción y también por la administración de la empresa. Debemos dejar atrás aquellos tiempos en los que los vendedores hacían la guerra por su cuenta, y luego recibían un tirón de orejas desde administración o producción por trasladar información errónea a los clientes.

Hay que trabajar en equipo y hay que conectar estratégicamente a las personas. Y por si esto fuera poco, ahora hay que hacerlo también en digital. Así que si quieres que tu marca perdure en el tiempo, ponte las pilas y hazlo ya. Sí, sabemos que no es fácil, pero… ¿qué pasará si no haces nada? Para tomar buenas decisiones y pasar a la acción, nos tienes a nosotros. A profesionales que ya recorrimos ese camino antes que tú. Si comenzamos ayer, mejor que comenzar mañana.

Formulario de Contacto

Consentimiento