Mi Klout ha subido 8 puntos, mala noticia


Viejas creencias

Queremos controlarlo todo y nos cuesta asumir que hay cosas que se escapan a nuestro control. Intentamos reducirlo todo al mínimo exponente y facilitar así su comprensión. Tenemos la convicción de que en el mundo online todo es medible y es casi cierto, también reconozco que eso nos facilita bastante las cosas, sobre todo, cuando debemos presentar informes de resultados a nuestros clientes.

Si mi klout ha subido es motivo de felicidad pero si me quedo con un número, con la parte más superficial, no me sirve de nada. Suelo hacer pruebas con este indicador y las conclusiones son siempre las mismas: si no profundizamos y nos quedamos con la parte más superficial, no podemos sacar conclusiones interesantes.

Desde que comencé a trabajar me han querido “vender” que deberíamos medirlo todo. El primer director comercial que conocí, me cogió del hombro, muy paternalista él y me dijo: “Albert, las ventas son matemática pura, cuantas más visitas hagas, más probabilidades tendrás de vender”. En aquel momento no pensé más allá de, obvio pero con el tiempo, he comprendido que esa creencia es uno de los males de muchas empresas.

¿Lo que podemos medir, sirve?

Como bien dice @Jordi_Cabre en su post: ¿Por qué me gustan las ideas de Deming sobre management? “Frente a una gestión directiva por números, objetivos y resultados, Deming nos propone la gestión directiva a través del Conocimiento”.

Lo que no podemos medir es quizás lo más importante. Allí es donde debemos prestar más atención y esfuerzo. En marketing insistimos siempre en ser diferentes, buscamos ser únicos con gran esfuerzo pero si desde el punto de vista más, digamos, directivo, no estamos en consonancia, lo demás no servirá de mucho.

Dicho de otra forma, ¿de qué nos sirve contar con un equipo de gran talento si no dejamos que éste, fluya?. He escuchado lamentos en muchas ocasiones pero en muy pocas se buscaron soluciones. He escuchado tantas veces frases así:

“Aquí los formamos y luego, se nos van”

“Si no aprecian lo que es trabajar en una empresa tan importante, que se vayan!”

“Son unos desagradecidos, les enseñamos todo lo que sabemos y luego, mira como te lo pagan!”…

¿Por qué no lo hacemos de otra forma?

Creo que esta es la respuesta más sencilla: porque no sabemos y no nos han enseñado

¿Por qué nos preocupamos tanto de si “mi Klout ha subido o no” si no es indicativo de calidad?


¿En Marketing Online, es diferente?

Hace unos días, me enviaron una solicitud de empleo por si conocía a alguien que tuviera un perfil afín. La leí con detenimiento para ver si podía intermediar entre una empresa que buscaba talento y una persona que, quisiera cambiar o estuviera sin trabajo. Cuál fue mi sorpresa leer que uno de los requisitos más importantes era tener un Klout elevado!. Lo peor de todo es que si no tenías un Klout alto, ya no podías aspirar ni a una entrevista.

¿El talento se mide con un número?, yo creo que NO!

Esto me hizo recordar que una vez hice una prueba. Durante un tiempo, estuve subiendo, retuiteando y compartiendo publicaciones banales, sin consistencia, en definitiva que no aportaban nada. Mi Klout subió de forma espectacular, llegando a 8 puntos de subida en apenas un mes. Lo hice para certificar algo que ya suponía: no me puedo fijar en un número si lo que quiero es atraer talento.

Cada día veo como perfiles que no aportan nada de valor aumentan su Klout vertiginosamente. No pasa nada si no lo utilizamos como barrera de entrada, no estoy en contra de que exista y tiene sus cosas buenas. Lo que debemos tener claro es que no deberíamos cometer los mismos errores que hemos visto hasta ahora.

¿Qué tiene de bueno un Klout elevado?

Como he dicho anteriormente, tiene sus cosas buenas. Hay muchos perfiles que tienen un klout elevado y aportan mucho valor pero eso lo he podido comprobar siguiéndolos, conversando con las personas que hay detrás. No deberíamos quedarnos con lo superficial porque si lo hacemos así, estaremos perdiendo la posibilidad de atraer talento.

Por eso siempre digo que: si alguien te ofrece sus servicios para trabajar en social media marketing, sea por cuenta propia o ajena, deberías ver sus perfiles sociales, no su número klout. Deberías comprobar que está en las redes todos los días, que tiene una estrategia, ha creado una comunidad y, sobre todo, que conversa con ella. ¿Crees que alguien puede ser “experto” en redes sociales, sin estar ahí?

Foto: Realistic Shots

Y tú, ¿te alegras cuando tu klout ha subido?

Anuncios