En marketing siempre insistimos en ser diferentes. Si hablamos de productos o servicios, una Estrategia de Diferenciación nos ayuda a distinguir a unos de otros e influye en la percepción que tienen los consumidores; o debería hacerlo, porque esa es nuestra meta.

Muchas empresas destinan grandes recursos que les permitan construir ventajas competitivas específicas frente a sus competidores, teniendo como meta ser más atractivos para un mercado concreto. Todo esto debe basarse en cuestiones que sean perceptibles por parte de los consumidores. Si no somos capaces de transmitir bien, no servirá de nada y todo ese esfuerzo habrá sido en vano.

 

¿Qué es una Estrategia de Diferenciación?

 

Una Estrategia de Diferenciación de producto o servicio hace hincapié en aquellas características que conseguirán que se perciba de forma distinta, única. Nuestro producto o servicio es similar al que ofrecen otras empresas en el mercado. Con este tipo de estrategia queremos conseguir que nos compren a nosotros; o incluso que paguen más por él.

Existen distintos tipos de Estrategias de diferenciación quizás basadas en una variedad de características o puede que en una sola, lo importante es que los consumidores las perciban y tengan claras; de esta forma podrán valorar la calidad de esas particularidadesRecordemos que una cosa es lo que nosotros pensamos que perciben de nuestros productos o servicios, y otra bien distinta es lo que aprecian realmente.

Si no tienes definida una Estrategia de Diferenciación sólida, ¿te servirá ser más social, es decir, ser muy proactivo en redes sociales? La verdad es que si lo haces bien podrás atraer al público que te interesa, pero si no ven nada distinto o más interesante, seguirán comprando a tus competidores.

 

Ventaja competitiva y diferenciación.

 

Para definir la ventaja competitiva de nuestro producto o servicio, necesitamos atender a una serie de variables. Lo primero que debemos tener en cuenta son las características. En lo referencte directamente al producto o servicio, debemos valorar las características físicas; su fiabilidad, seguridad o duración; sin olvidar también cuestiones como la rapidez de entrega y el servicio post venta. También aspectos más emocionales y exclusivos, es decir, cuestiones intangibles y de percepción.

Cada vez es más importante hacer hincapié en aspectos como la responsabilidad y un corpontamiento empresarial ético; además de cuestiones que tienen que ver con la ecología y el cuidado del medio ambiente. La reputación de las marcas socialmente responsables, tiene una incidencia positiva en sus ventas de productos y servicios. Los clientes las valoran cada vez más y están más informados.

Mantener la percepción de que nuestro producto o servicio es mejor, sabiendo que nuestros clientes están dispuestos a pagar más, es algo que nos obliga a estar siempre atentos. Si no queremos que aparezca otro competidor que nos quite cuota de mercado, debemos innovar constantemente.

 

Marketing 3.0 y Marcas diferentes.

 

Supongo que habréis escuchado o leído algo sobre el marketing 4.0, la realidad es que muchas empresas están comenzando a entender el 2.0… Así que no corramos tanto. Es importante no comenzar la casa por el tejado.

Se supone que a estas alturas todos estamos orientados al consumidor, por ese motivo, focalizar hacia el cliente no se percibe como algo distinto y si lo hemos asimilado correctamente significa que tenemos clara la importancia de transmitir emociones. El marketing 3.0 complementa esa parte emocional con otra más espiritual y las empresas se diferencian entre sí por sus valores.

Teniendo en cuenta que el consumidor actual se muestra muy sensible a determinados valores, una Estrategia de Diferenciación puede ser abordar la sostenibilidad medioambiental en la fabricación. Es importante que las Marcas reduzcan el impacto negativo en el proceso; y también pueden diferenciarse respecto a sus competidores desde la innovación. Creando productos ecológicos y que no dañen el medio ambiente.

No tener capacidad financiera o científica para crear productos que produzcan un impacto positivo en el medio ambiente, no significa que debas quedarte al margen de esta cuestión.

 

Conectar con los consumidores comprometidos.

 

Existen otras formas de llegar a los consumidores aportando valores positivos. Algunas empresas forman a sus empleados para que sean más “ecológicos” y les alientan para que lo transmitan a proveedores, clientes o distribuidores, concienciándoles de la importancia que tiene la protección del medio ambiente.

Como casos más destacables, encontramos empresas que incentivan a sus empleados a comprar vehículos eléctricos o que animan a sus trabajadores a realizar horas de voluntariado, ayudando así a su comunidad y transmitiendo unos valores de marca comprometida. Podemos afirmar que los cambios no sólo los crean e implementan las grandes empresas, es una cuestión de voluntad y ganas, no solamente de capacidad económica.

 

Comunicar bien como diferenciación.

 

¿Si no comunicas, no existes? Si has hecho grandes esfuerzos para adaptarte al nuevo consumidor, debes saber transmitirlo y explicarlo. Todos tenemos en mente anuncios de TV y grandes campañas que evocan esos nuevos valores; pero hay otras formas de hacerlo. Si no puedes hacer grandes campañas de televisión, no significa que no puedas comunicarlo.

Los profesionales del marketing, venimos insistiendo desde hace muchos años que la comunicación es cosa de todos; y podemos utilizar las redes sociales para llevarlo a cabo. Si capacitamos a todas las personas de la organización en el uso de estas herramientas, no sólo estaremos a la altura de las grandes compañías (dentro de nuestras posibilidades), sino que estaremos transmitiendo algo que nos puede diferenciar frente a nuestros competidores.

La competencia es enorme, crece día a día y está muy preparada, lo mismo pasa con los clientes. Recuerda que los negocios están en constante evolución y cambio y si NO eres capaz de preverlo, puedes quedarte al margen e incluso llegar a desaparecer.

 

Y tú, ¿Quieres planificar una Estrategia de Diferenciación efectiva?