Seleccionar página

Recuerdo el día que abrí mi perfil de Facebook, ¡qué perdido estaba! Lo primero fue encontrar personas conocidas. Pensaba que la clave era estar en contacto con ex-compañeros de universidad, trabajo… Con el tiempo, he perdido cualquier relación virtual con la gran mayoría de ellos.

Mi motivación principal era crear una buena Marca personal (aunque no lo supe desde el principio). Me fui dando cuenta poco a poco, con la práctica y entendí que no debía mezclar. Tardé unos meses pero al final comprendí cómo funciona Facebook.

Este post pretende ser un artículo que pueda interesar a profesionales preocupados por la comunicación. No es parte de un manual técnico ni nada que se le parezca.

Cuando escribo sobre comunicación en medios sociales, no lo hago para explicar cómo funciona una determinada red social a nivel «técnico». Si hablo de calidad refiriéndome a las fotos, no es del número de píxels que deberían tener. Hablo de comunicación.

Ten muy en cuenta esto:

«Cuando comprendas cómo funciona Facebook, dada su importancia, crecerás en comunicación»


Todavía recuerdo el detonante, la frase que me hizo reaccionar hacia el cambio, hacia la evolución. La escribió un buen amigo de la adolescencia, me dijo: qué aburrido eres. 

La frase iba acompañada de más texto (que no tiene sentido reproducir) y estaba escrita en un mensaje privado que me envió en esta red social.

Tenía toda la razón porque me había equivocado de audiencia.

Los artículos que compartía, fueran míos o no, no eran de interés para mis contactos personales. No están en Facebook para esto, su motivación es otra.

comunicación en facebook

 

Comunicación: la importancia de «casar» mensaje y audiencia

Para comenzar con esta parte del artículo citaré lo siguiente:

«La comunicación es el proceso mediante el cual se puede transmitir información de una entidad a otra, alterando el estado de conocimiento de la entidad receptora»

Podríamos decir que lo de alterar el estado de la entidad receptora, lo cumplía, les producía sopor. Pero esta no es la reacción que debemos provocar si lo que queremos es generar una comunidad con cierto grado de interés hacia nosotros.

Revertir esta situación fue relativamente sencillo, bueno, si tienes experiencia, ciertas habilidades comunicativas, paciencia y disfrutas con ello. Esto último, el disfrute, es sumamente importante porque se proyecta en todo lo que comunicas.

¿En qué tuve que trabajar para mejorar en Facebook?

Dos puntos clave:

1- Cambiar la forma de comunicar para generar interés.

Una misma cosa se puede decir de formas muy diferentes y Facebook es una red social muy ociosa, diría que la más ociosa entre las populares.

Lo primero que definí fue el tipo y el tono del mensaje que quería transmitir y a partir de ese momento, todo comenzó a cambiar, a mejor. Pasé de buscar «amigos» de forma pro-activa a recibir peticiones de contacto todos los días.

Es cierto que de vez en cuando sigo buscando personas afines para contactar, aunque en la mayoría de los casos son sugerencias de la misma red social, basadas en el tipo de información que comparto y me interesa y a muchas de esas personas las conozco de otros medios.

2- Variar el estilo de los post para conseguir más engagement.

En Facebook no vale cualquier cosa en cuanto a temática y estilo, a diferencia de otras redes sociales como Twitter, donde parece que «todo tiene cabida»

Son perfiles de Marca Personal, por eso todas las fotos que publico son hechas por mí (excepto las que busco para los post del blog), esto lo considero imprescindible. Con una fotografía transmites muchas cosas y todas las que subo me definen de una u otra forma, porque evocan momentos personales o profesionales.

Quiero que las personas con las que comparto cosas todos los días, sepan quién soy, tanto a nivel profesional como personal y todo lo que digo, hago o publico, está dando pistas de ello.

Supongo que habréis leído que una cosa es lo que dices que eres y otra bien distinta, lo que perciben de ti. Por los comentarios que recibo, parece que estoy transmitiendo lo que quiero comunicar.

Conclusiones

  • Motiva a tu audiencia (no te dediques a comunicar si no disfrutas)
  • Si te ha tocado llevar las redes sociales de la empresa y esto supone una molestia, se notará desde el minuto uno. Intenta no aceptarlo, en la medida que sea posible, claro.
  • No debería darte pereza hablar con alguien que te pregunta algo o comenta, se ha tomado la molestia de contactar contigo y si no respondes, estarás siendo descortés.
  • No busques la excusa de no tener tiempo para no responder. No lo digo de forma gratuita, cada día respondo en muchas redes sociales, además de clientes y múltiples llamadas, si te organizas bien, se consigue.
  • Tu comunicación en redes sociales debería estar bien definida y planificada pero no parecerlo. No te conviertas en un autómata abusando de la programación. 
  • Adapta tu mensaje al público con el que quieres contactar pero hazlo de forma natural, si fuerzas, se notará.
  • Respeta a las otras personas que te encuentres y no invadas su intimidad. Si haces las cosas bien, decidirán seguirte, si eres demasiado intrusivo, huirán.

Foto: 3 // Broadway

Y tú, ¿te animas a comprender cómo funciona Facebook? ¿Quieres que te ayude? Hablo de comunicación.