Llevar la oficina en tu maletín es una oportunidad, o no…

¿Recuerdas? Antes el tamaño de una oficina se medía en metros cuadrados. Es muy probable que en tu maletín llevaras el almuerzo, las llaves del coche y un sinfín de papeles que siempre estabas a punto de ordenar. Ahora las oficinas se miden por “aparatos móviles”. Veamos si la tecnología nos ayuda a convertir nuestro día a día en una oportunidad:

Te levantas pronto, muy pronto, de hecho todavía no ha salido el sol y lo primero que haces es encender tu móvil (suponiendo que lo apagaras anoche, claro). Vas como una especie de zombie hacia el cuarto de baño y mientras pones pasta en el cepillo con una mano, con la otra introduces el pin para no perder más tiempo, ¿te suena la palabra multitarea? Comienzan a sonar las alarmas y son notificaciones acumuladas durante la noche, tienes contactos repartidos por todo el planeta, mientras tú duermes, muchos profesionales están al pie del cañón.

Después de hacer un repaso visual de todas las notificaciones e identificado si hay algunas críticas o urgentes, pones el móvil en la tostadora, ¡perdón! La rebanada de pan. Suena la cafetera y te permites un milisegundo para pensar: qué bien huele el café recién hecho. Enciendes tu tablet para hacer un rápido repaso de las noticias y te paras a pensar que todo va tan rápido… te cuesta recordar cuándo dejaste de hacerlo con un periódico encima de la mesa. Bueno, no perdamos más tiempo. Colocas el pin a la vez que das el primer sorbo de café, ¡quema!

Después de contestar aquellos correos que consideras más urgentes y revisar tu agenda para saber a dónde debes ir ahora, sales por la puerta y cierras suavemente, los niños todavía duermen. Bajas las escaleras corriendo porque no puedes perder más tiempo, ¿a quién se le ocurrió instalar un ascensor hidráulico? Va muy suave pero tarda mucho en llegar hasta el parking….

Este relato no es ficción, seguro que much@s de vosotr@s os habéis sentido identificad@s. Teniendo en cuenta que todo esto ha sucedido en apenas una hora y queda todo un día por delante, ¿crees que llevar la oficina contigo a todas partes y comportarte de esta forma es una oportunidad? ¿Puedes asimilar todas esas tareas de forma eficaz?

¿Qué significa infoxicación?

Esta palabra es un acrónimo de información e intoxicación y nos imposibilita a la hora de tomar decisiones, ¿el motivo principal?: disponer de demasiada información y carecer de un método para poder compararla o procesarla llegando a sufrir una “sobrecarga”.

Quizás hoy, viernes, un día esperado por la mayoría y la antesala del tan merecido fin de semana, sea un buen momento para pensar en ello, dedicarle tiempo durante el descanso semanal y así comenzar el próximo lunes con una nueva actitud.

“Si llevar la oficina en tu maletín es una oportunidad, no lo transformes en una desventaja con tu actitud”

Para terminar, os dejo una infografía de PC Housing, publicada en TICbeat hace ya algún tiempo…

infografia-dependientes

Y recuerda: Si no atiendes a través de “la tecnología” ni el teléfono fijo por exceso de información, tendremos que visitarte. Nosotros también necesitamos vender para poder subsistir, igual que tú.

Foto: Garry Knight

Anuncios

2 pensamientos en “Llevar la oficina en tu maletín es una oportunidad, o no…

  1. Como todo en la vida. Hay ventajas y desventajas. Como madre de 3 pequeñas para mi es genial traer la oficina en la bolsa. No es nada fácil. Porque cuando trabajaba en oficina las peques iban a guardería y yo estaba frente a la computadora sin ver el desorden en casa. La vida, el trabajo, la realidad virtual y la realidad tácita ya no tienen separación. Y es algo que uno necesita aprender. Al principio me estressaba no tener esa separación mental y horaria. Hoy puedo manejarlo mejor. Y puedo estar a la mitad de una fiesta de cumpleaños y de pronto me llaman para que suba información que requieren. Saco la lap me conecto lo hago y continúo con la fiesta de cumpleaños.

    Me gusta

    • Hola Graciela, lo primero, muchas gracias por tu comentario. Yo estoy igual que tú, desde hace unos años entendí que si quería disfrutar de mis hijos (8 y 2 años) no me quedaba otra que adaptarme y buscar la manera de hacerlo, nadie lo haría por mí. Creo que lo importante es revisar nuestra planificación de vez en cuando para ver que no nos desviamos de nuestro objetivo, tanto el personal como el profesional. Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s